"Reflexionemos"

Blog para seres humanos, deportistas o no.

domingo, 4 de febrero de 2018

FORTALECIMIENTO DEL SUELO PÉLVICO



EJERCICIOS DE KEGEL PARA EL FORTALECIMIENTO DEL SUELO PÉLVICO



Resultado de imagen de SUELO PÉLVICO
Musculatura del suelo pélvico


Ejercicios muy sencillos y eficaces que puedes hacer en ¡CUALQUIER LUGAR! Nadie se dará cuenta de que estás haciendo ejercicio.

Resultado de imagen de SENTADA EN UNA SILLA

Sentad@ en una silla y colocando la pelvis en una posición neutra (la cresta iliaca debe permanecer perpendicular al suelo).

KEGEL 1

 Aprieta los músculos como si intentases detener la orina, “tirando de ellos hacia arriba”.
 Contráelos y mantenlos así mientras cuentas hasta 5 respirando suavemente.
 Luego, relájalos durante 5 segundos más, y repite la acción 10 veces.
 Intenta aumentar progresivamente el tiempo de contracción y relajación. Empieza por 5 segundos en cada caso hasta llegar a los 20 segundos. Cuanto más tiempo consigas mantener la contracción de los músculos, más fortalecerás tu musculatura pélvica.

KEGEL 2

 Contrae y relaja los músculos tan rápidamente como puedas hasta que te canses o transcurran unos 2 ó 3 minutos.
 Comienza con 10 repeticiones, cuatro veces al día hasta alcanzar las 50 repeticiones diarias.
--------------------------------------------------------------------------------------------------
Los dos ejercicios deben realizarse respirando normal (sin aguantar la respiración)
No debe contraerse ningún músculo superficial (ni glúteos, ni abdomen ni aductores)

¡SI ESTÁS EMBARAZADA O EN PERIODO DE POSTPARTO ESTO TE INTERESA MUCHO! PINCHA AQUI

sábado, 27 de enero de 2018

Los mejores i10 consejos saludables para el embarazo y el postparto

  1.       El primer trimestre de gestación, como ya sabrás, es el que más riesgo tiene, por lo que deberás interrumpir el ejercicio físico que venías haciendo  y realizar únicamente ejercicios muy suaves. El pilates especializado para embarazadas puede ser una buena opción. Una vez pasados esos tres meses y con el visto bueno de tu médico podrás reanudar tu práctica física habitual, preferiblemente con menor intensidad.
  2.          Cuando se vaya a hacer ejercicio aeróbico (andar,...) beber mucha agua, tanto antes de empezar (15 minutos antes, como durante la realización de los ejercicios  y tras su conclusión). Esto evitará calambres y posibles contracciones prematuras.  Te recomiendo que realices las sesiones de ejercicio aeróbico en cinta andadora o bicicleta estática para prevenir cualquier tipo de caída debido a algún obstáculo.
  3.         Los ejercicios abdominales que hagas deben estar pensados para que haya una mínima presión abdominal. Esto es que los músculos abdominales apenas se contraerán y si lo hacen, lo harán de forma leve. Debes prestar atención a esto porque si haces excesiva contracción abdominal es que la realización del ejercicio no está siendo la correcta.
  4.        Ejercicios de Kegel para el suelo pélvicoDurante el embarazo o después del parto puede suceder que los músculos del suelo pélvico se debiliten y ser causa de pérdidas de orina en situaciones especiales como toser, estornudar, reírse o realizar ejercicios de alto impacto. Este problema puede solucionarse de una forma muy simple, sin ningún costo y sin ocasionar ningún tipo de dolor. Los músculos del suelo pélvico son los encargados de sostener la uretra, vejiga, útero y recto. Como consecuencia del propio mecanismo del parto, la distensión que provoca el paso de un bebé por dicha musculatura puede provocar esta molesta complicación en el período del postparto. Los ejercicios de los músculos pelvicos, también llamados ejercicios de Kegel, sirven para fortalecer esta musculatura y prevenir complicaciones. Aunque existen días específicos para estos ejercicios  en la planificación sería importante que se realizaran todos los días al menos 5 ó 10 minutos. Observarás que son ejercicios que puedes realizar en cualquier sitio, incluso durante tu trabajo y nadie se dará cuenta.
  5.        Sólo es necesario comer un poco más de lo habitual (unas 400 Kcal más al día). Intenta controlar tu alimentación para que no sea excesiva, después del parto lo agradecerás.
  6.         Los requerimientos diarios de hierro aumentan de 3.5 mg al día a 7 mg al día, lo que has de tener en cuenta para tu dieta. Consulta con tu médico la suplementación con Hierro.
  7.         Ante cualquier dolor abdominal, emisión de líquido por la vagina o sangrado al hacer ejercicio has de interrumpir la realización del mismo y consultar con tu médico.
  8.         Todos los cambios de posiciones para pasar de un ejercicio a otro han de ser realizados con lentitud y cuidado.
  9.        Evita la fuerza de la gravedad. Puede ser interesante realizar ejercicios en el agua. Este tipo de ejercicios no son recomendados por algunos médicos para prevenir posibles infecciones. Tu médico tendrá siempre la última palabra sobre estas consideraciones.
  10.        En el periodo de postparto y dejando pasar un tiempo prudencial, unos cuarenta días. Debes empezar a recolocar tu musculatura abdominal realizando ejercicios abdominales adecuados a tu situación. Evitando así la diastasis abdominal que a posteriori puede ocasionar hernias muy dolorosas e intervenciones quirúrgicas.
Imagen relacionada Resultado de imagen de embarazo y ejercicio físico

lunes, 15 de enero de 2018

“TOP i10” RAZONES PARA EMPEZAR EL AÑO CUMPLIENDO TU PROPÓSITO DE HACER DEPORTE

1º “TIENES TIEMPO DE SOBRA”
Para un programa de ejercicio físico destinado a la mejora de la forma y a la salud, no hacen falta más de tres horas semanales. ¿Qué son 3 horas de 168 que tiene una semana? Es necesario dedicar tiempo a la salud.  

2º “NO HAY EDAD MÁXIMA PARA COMENZAR”
Con la edad, el desgaste muscular aumenta (sarcopenia), lo que hace que seamos más débiles, sin embargo, el ejercicio físico retrasa ese desgaste. Haciéndose así mucho más necesario un programa de ejercicios en personas  mayores de 40 años. Además, puede ser que hayas realizado ejercicio físico sin control de la intensidad por lo que te haya podido parecer muy duro, hay que tener en cuenta, que en los gimnasios, el monitor no puede estar atento a tantas personas a su cargo.

3º “HACER EJERCICIO ES BUENO PARA LA SALUD”
El ejercicio físico dota de herramientas a nuestro organismo para manejarse de una manera más eficaz contra enfermedades del tipo diabetes, enfermedades coronarias, osteoporosis, etc ayudando a prevenirlas o a evitar que reaparezcan e incluso disminuir su gravedad una vez hayan aparecido

4º “SI TU OBJETIVO ES PERDER PESO, TRANQUIL@ NO HACE FALTA CORRER”
El cuerpo tiene un comportamiento especial cuando se realiza ejercicio. Además el comportamiento es distinto según la intensidad a la que se haga dicho ejercicio. A unas intensidades se utilizarán más las grasas, a otras intensidades se utilizarán más los hidratos de carbono. Además el tiempo que se realiza ejercicio es un factor muy importante también. Tal vez no necesitas correr, a lo mejor necesitas andar.

5º “QUITATE ESOS DOLORES DE ESPALDA”
Tal vez no puedas realizar determinados ejercicios, pero sí que puedes realizar actividad física. Precisamente los dolores de espalda, salvo patologías severas de espalda como hernias de disco y/o desviaciones vertebrales, suelen venir provocados por descompensaciones musculares y/o posturas mantenidas en el tiempo (demasiado tiempo sentad@). ¡Alivia ese malestar de una vez por todas!.

6º “ESTAR EN BUENA FORMA PUEDE DARTE EL TRABAJO QUE NECESITAS”
Cierto tipo de trabajos pueden tener una carga física elevada (albañil, camarero, bombero, policía, etc) Entrenar tu cuerpo puede servirte para acceder a alguno de ellos.

7º “TENER A UN PROFESIONAL DE TU PARTE”
Es verdad, un entrenador personal es caro y no está al alcance de todos los bolsillos y que en los gimnasios tal vez no haya suficiente personalización como para llevar un plan individualizado. Esto no debe preocuparte siempre que alguien que sepa de ejercicio te asesore. Esto te dará motivación y progresarás más rápido.

8º “QUIERO HACER EJERCICIO PERO NO QUIERO QUE ME SALGAN MÚSCULOS GRANDES PORQUE ESTO AFEA MUCHO A LAS CHICAS”
No temas, el ejercicio físico no tiene porqué muscularte. Todo depende del tipo de programa. Las chicas además no ganan masa muscular tan rápido como los chicos.

9º “SI HAGO EJERCICIO FÍSICO LIGARÉ MÁS”
La realización de ejercicio físico mejora la percepción propia, y la autoestima, factores muy importantes para mejorar la seguridad en un@ mism@.
Podrás tener mayor número de relaciones sociales si acudes a un centro deportivo o a un grupo de entrenamiento. ¿Quién sabe si tu futuro amor se encuentra en alguno de estos sitios?
A la hora de acercarse a alguien para entablar cualquier tipo de relación, la seguridad en uno mismo es una de las bazas fundamentales.
Además el ejercicio físico estiliza el cuerpo y lo hace más atractivo para uno mismo y los demás.

10º “EL EJERCICIO FÍSICO NO TE CANSARÁ PARA REALIZAR EL RESTO DE TAREAS DIARIAS O TU TRABAJO”
La vida sedentaria cansa más que la activa, puesto que el cuerpo se acostumbra a no moverse y pide no moverse. Si se le da el estímulo adecuado, el cuerpo reacciona y pide vida activa, por lo que, tras un breve periodo de adaptación, irás mucho más enérgic@ a trabajar y rendirás mejor en tu día a día.

lunes, 18 de diciembre de 2017

DESCUBRE SI ERES "COMPETENTE INCOSCIENTE" O UN "INCOMPETENTE INCOSCIENTE"

El aprendizaje es sinónimo de cambio. Cuando se aprende una tarea o conducta nueva, el sujeto la incorpora a su interior y la hace suya. Produciéndose un cambio intrínseco en la persona.

Las fases del aprendizaje de cualquier actividad que nos propongamos en la vida son cuatro.

1ª. Incompetencia incosciente: Se trata de la primera fase. Es la fase en la que no sabemos hacer algo pero ni siquiera nos damos cuenta de ello. Se hace bueno aquello de que "la ignorancia de la felicidad" y vamos por ahí, felices con nuestra incompetencia.

2ª. Incompetencia consciente: Esta etapa surge cuando descubrimos que necesitamos incorporar algún conocimiento o habilidad para poder llevar a cabo una actividad, dándonos cuenta de que necesitamos un CAMBIO en nosotros mismos para poder hacernos competentes en lo que estemos tratando.

3ª. Competente consciente: Al hacer el esfuerzo de cambiar nuestra anterior conducta incompetente conseguimos empezar a ser competentes. Esto nos demandará atención y dedicación en lo que estemos haciendo para no caer de nuevo en la incompetencia.

4ª. Competente incosciente: Una vez la conducta competente esté interiorizada, ya no debemos dedicarle tanta atención a la tarea a la hora de realizarla. Estará, por lo tanto, la nueva conducta interiorizada y mecanizada.

Para entender las cuatro fases en conjunto pondremos un ejemplo motriz (sobre el movimiento) pero también extensible a la vida cotidiana. Aprender a conducir.

Cuando no sabemos conducir, no podemos ni imaginarnos la cantidad de movimientos y secuencias en los pedales que hay que pulsar y la coordinación que se requiere para poder poner el intermitente, cambiar de marcha para reducir y coger la curva, cómo se circula en una rotonda, etc. Como todo el mundo conduce, creemos que esto será fácil de hacer y que no nos llevará demasiado tiempo aprender la tarea. Sin duda estamos en la primera fase. Somos unos incompetentes a la hora de conducir y ni si quiera nos damos cuenta. (Aprendiz de aprendiz)

En el momento en el que nos sentamos en el sillón del vehículo y nos ponen delante de los mandos, es fácil darse cuenta de la dificultad inicial que entraña el coordinar los movimientos para hacerse con los mandos del vehículo y además respetar todas las reglas del código de circulación. Un sudor frío recorre nuestro cuerpo al entender que necesitamos hacer un esfuerzo importante para poder ser competentes en esta tarea. Estamos en la fase de la incompetencia consciente. (Aprendiz)

Una vez que comenzamos a hacernos con los mandos del vehículo sentimos que nos vamos haciendo competentes para la tarea de conducir. No obstante, todavía debemos hacer un gran esfuerzo para estar atentos a todas las señales y seguir manteniendo la coordinación necesaria para el manejo del vehículo. Somos competentes en la tarea pero debemos ocupar una gran dosis de esfuerzo en realizarla correctamente. Estamos ante la competencia consciente. (Aprendiz de maestro)

Por último, cuando podemos conducir y circular respetando todas las normas e incluso podemos mantener una conversación con nuestro acompañante, escuchar la radio o pensar cual es la ruta más corta hacia donde vamos mientras conducimos es un signo inequívoco de que hemos alcanzado la cuarta fase, la de la competencia incosciente.
En palabras coloquiales "conducimos de forma mecánica". (Maestro)


Unas últimas observaciones acerca de las fases del aprendizaje:

- Toda persona que inicia cualquier actividad se encuentra siempre en la incompetencia incosciente al principio. Lo importante para que se produzca el aprendizaje es que esa persona tenga voluntad de cambio y motivación por aprender.

- Para poder aprender es necesario "conocerse a si mismo" y entender que con lo que se sabe no es suficiente para realizar la tarea que se quiere aprender.

 La percepción de una persona sobre su competencia, llamado "autoconcepto" por la psicólogía, puede ajustarse a la realidad o no. Puede ser que alguien piense que es un maestro en algo y no llega a aprendiz. Esto puede ser una gran barrera a la hora de aprender. El síndrome de Donning - Krugger es un ejemplo de ello. 

- Un individuo puede ser un competente incosciente en una tarea pero puede estar en alguna de las otras fases en cualquiera de las subtareas que componen dicha tarea. "Un futbolista puede ser muy bueno jugando al fútbol de forma general pero puede no dominar el tiro o el pase".

- La mayor parte del tiempo que pasamos aprendiendo lo hacemos entre las fases dos y tres. En algunos momentos estaremos en la fase dos y en otros en la fase tres de la tarea en general o de algunas de las subtareas que la componen. Lo que estas dos fases tienen en común es el esfuerzo que hay que realizar de forma "consciente".

- El estar en la fase cuarta o creer estarlo, no implica acomodarse y no esforzarse más por mejorar. Es la fase en la que hay que reflexionar para saber si hay subtareas en las que podemos mejorar, es decir, puede ser que seamos incoscientes sobre nuestra incompetencia en alguna de las tareas que forman una actividad.
Con esto cerramos el círculo del aprendizaje.



Si te interesa el aprendizaje puedes leer más acerca de ello en Memento mori "recuerda que eres mortal"









miércoles, 6 de diciembre de 2017

EL PRINCIPIO DE PARETO EN LA FORMACIÓN Y EL ENTRENAMIENTO ("Contigo Alpendiz")



El principio de Pareto es también conocido como la regla del 80-20.
Recibe uno de sus nombres en honor a Vilfredo Pareto, quien lo enunció por primera vez en su "Cours d’économie politique" de 1896.
Pareto enunció el principio basándose en el denominado conocimiento empírico. Estudió que la gente en su sociedad se dividía naturalmente entre los «pocos de mucho» y los «muchos de poco»; se establecían así dos grupos de proporciones 80-20 tales que el grupo minoritario, formado por un 20 % de población, ostentaba el 80 % de algo y el grupo mayoritario, formado por un 80 % de población, el 20 % de ese mismo algo. En concreto, Pareto estudió la propiedad de la tierra en Italia y lo que descubrió fue que el 20 % de los propietarios poseían el 80 % de las tierras, mientras que el restante 20 % de los terrenos pertenecía al 80 % de la población restante.
Este principio fue estudiado por otros muchos pensadores en sus áreas de conocimiento y descubrieron que era aplicable en la mayoría de los casos, al menos en el 80%. :)
Existen diversos ejemplos muy ilustrativos para entender este principio:
  • El 80%  de las veces que compruebas si tienes whatsaap, sólo tienes un 20% de mensajes nuevos
  • El 80% de los programas que tienes en el ordenador o aplicaciones de tu movil los utilizas el 20% de las veces
  • El 80% del contenido de una conversación de chat (whatsapp) por Internet, contiene un 20% de información útil para l@s que conversan
  • El 80% (o más) de las noticias en televisión, radio y periódicos son negativas. El 20% (o menos) son positivas
  • El 80 % de los mensajes que emite una persona son neutros o positivos el 20% negativos
  • El 80 % de las personas que tienes alrededor te aportan un 20% de estabilidad emocional y un 20% de las personas el 80 %.
  • El 80% de un programa informativo medio de televisión aporta como mucho un 20% de noticia, lo demás es polémica, controversia o morbo
  • El 80% del contenido de un telediario está politizado y sólo el 20% de las noticias son objetivas
  • El 80% de la música que escuchas en un programa de radio es música que no te gusta y sólo el 20% del tiempo escuchas canciones que te gustan
  • El 80% del tiempo llevas el coche un 20% limpio (es decir, sucio)
  • El 20% de los trabajadores de una empresa o servicio aportan el 80% de energía negativa.
  • El 20% de tus acciones generan el 80% de tus beneficios.
  • Al 20% de las personas que conozcas nunca les caerás bien hagas lo que hagas.
Por supuesto los porcentajes no son exactos pero si son una aproximación pudiendo variar al 70-30, 85-15, 90-10,...
Como decía mi buen amigo el Dr. Luis Panea, un gran aplicador de este principio de una forma innata, "Israel, hay que separar el trigo de la paja". 
Como formador y entrenador he tenido la oportunidad de poner en práctica este principio en multitud de ocasiones. Empezando por mi trabajo de entrenador he de decir que el 20% de las sesiones de ejercicio que hago producen el 80% de los resultados de mis entrenandos. Y que el 80% de ellos cumplen con el programa de entrenamiento en su totalidad y lo aprovechan, mientras que existe un 20% que no lo aprovecharán por diferentes causas.
Es aquí donde enlazo con mi tarea de formador de adultos. El 20% nunca aprovecharán las enseñanzas que han recibido o solamente aprovecharán muy poco. Porque no lo entiendan, por que no lo vean útil, porque no conecté con ellos o simplemente porque no les guste lo que reciben, no les interese o porque no quieran.
¿Hacia donde debo entonces encaminar mis esfuerzos?. 
Si eres un romántico de la formación o el entrenamiento podrías estar pensando "yo nunca los abandonaría", " me esforzaré aún más por llegarles adentro", "dejarles atrás no es un opción ética, ni tan siquiera una opción".
Para mi, y en base a mi experiencia, pienso que el 80% restante que si quiere, no se merece que el 80 % de mis esfuerzos los ponga en sacar adelante al 20% que no quiere.
Debemos respetar a ese 20% que no quiere pues tal vez no es su momento o su lugar.
La imagen puede contener: textoNo hablo por supuesto de tirar la toalla a primeras de cambio, puesto que hay que identificar a ese 20% de manera correcta teniendo en cuenta que distribuirlos erróneamente  sería un error colosal.
En el último proyecto de formación que he liderado junto a mi compañera Adela, he identificado muy pronto a ese 20 % sobre el que no merecía la pena volcar la mayoría de los esfuerzos. El otro 80% del alumnado trabajaba y aprendía de forma fluida. Tal vez por mi testarudez, o tal vez por mi idea de "buen docente" he intentado llevarlos a un sitio donde nunca quisieron estar.
¿El resultado?
Ese 20% permaneció con la misma actitud desde el principio hasta el final del curso, es decir, apático y bloqueando de manera consciente o incosciente cualquier intento docente. Del otro 80%, que sí quería o permanecía a la expectativa, sé que no  aprovecharon lo suficiente el curso porque yo estaba demasiado pendiente de lo que no debía, del pequeño 20%.
Al final mi principio de Pareto se tornó en un 70-30 o incluso 60-40 por no poner los esfuerzos sobre las personas que realmente lo estaban demandando. Por el camino entonces, perdí gente que si estaba dispuesta a aprender por no prestarles el 80% de mi esfuerzo.
Dedicado a mis alumnos de la "Escuela Profesional Alpéndiz" tanto a los del 80% como a los del 20%.

Si te interesan estos temas tal vez también te guste leer: ¿Por qué un pequeño cambio puede ser suficiente?


La imagen puede contener: una o varias personas, multitud y exteriorLa imagen puede contener: una o varias personas, multitud y exterior


miércoles, 12 de octubre de 2016

ÍNDICE DE MASA CORPORAL (IMC): RELACIONADO DIRECTAMENTE CON LA MUERTE PREMATURA

La obesidad es un problema que está afectando no sólo a la estética corporal de muchas personas en el mundo si no también a la salud y la esperanza de vida. Podrías pensar que no estar en un peso "normal" solo afecta a la salud de aquellos que padecen sobrepeso u obesidad y que se sitúan por encima del rango normal, pero no es así. También obtienen mayor probabilidad de muerte prematura aquellos que se encuentran por debajo del rango normal de éste índice.

En un estudio realizado en el que se han revisado multitud de investigaciones acerca del índice de masa corporal y causas de mortalidad se ha descubierto que la muerte prematura es mínima en los casos de un índice de masa corporal normal (Entre 20 y 25).
En cambio, no corren tanta suerte aquellos que se sitúan por debajo de éste rango (delgadez y extrema delgadez) obteniendo un incremento de probabilidad de muerte prematura de entre un 13% y 50 % (tienen un incremento de hasta la mitad más de probabilidades de muerte prematura que una persona con un IMC normal). 

Por encima del rango normal los números son menos halagüeños todavía y sitúan la probabilidad de muerte prematura en un  17 % más para las personas con sobrepeso, un 50 % más para personas con obesidad de grado 1 (entre 30 y 35 de IMC), un 94 % más para obesidad de grado 2 (entre 35 y 40 de IMC) y para las personas que padezcan obesidad mórbida (entre un 40 y un 60 de IMC) la probabilidad de morir se acrecienta hasta el 300 %. Por lo que éste último grupo tiene 3 veces más posibilidades de morir de cualquier enfermedad asociada o no a la obesidad que cualquier persona que se sitúe en un IMC estimado como normal.

PERO aún hay esperanza para aquel que quiera CAMBIAR su situación, puesto que está comprobado también científicamente que una dieta sana y en cantidades adecuadas (Dieta Mediterránea) y una actividad física suficiente y moderada pueden revertir cualquier fluctuación negativa en el IMC, suavizando dicho índice y encauzarlo para que alcance sus niveles normales.

La elección de un estilo de vida saludable  es un trabajo de responsabilidad individual.


Dicha elección se basa en 4 factores.






domingo, 27 de marzo de 2016

Informe PISA, un árbol que no deja ver el bosque. Un sistema educativo de alto rendimiento

Cada año la sociedad mira temerosa los informes educativos PISA para poder valorar de forma cuantitativa como de malo es nuestro sistema educativo.  Los informes PISA valoran las competencias matemática y lingüística de los jóvenes que serán el futuro de los diferentes países desarrollados y por consiguiente califican  el desarrollo educativo de un país.

Todos los años los resultados del sistema educativo español no son los esperados y por lo tanto PISA nos informa de forma fehaciente que los jóvenes finlandeses son más competentes que los españoles en competencias fundamentales como la lingüística y la matemática,  y por lo tanto nuestro sistema educativo es mucho peor que el finlandés.

Esto no sería mayor problema si nos sirviera para analizar la situación de nuestro sistema educativo e intentar mejorarlo. Sin embargo, permitimos que la clase política utilice los informes para poder derogar leyes que modifiquen el sistema educativo de forma superficial sin analizar en profundidad cuales son las verdaderas cusas de porque tenemos malos resultados en estos informes.
La comunidad educativa permite que los políticos discutan sobre cambios superfluos que no mejoraran en nada el futuro de nuestra sociedad, así que, debatimos sobre la importancia de llamar a una asignatura conocimiento del medio o dividirla en dos, sobre si se debe dar religión o cultura de las religiones, dejando los temas importantes  como por ejemplo podría ser las ratios de alumnos por aula totalmente al margen del debate, sin embargo este es otro tema que podremos discutir en otro momento.  En la reflexión de hoy nos centraremos en cómo conseguir un sistema educativo de alto rendimiento que nos permita estar en los primeros puestos de los informes PISA. Quizás en un país donde la mayores alegrías nos las da la cultura deportiva y nuestros deportistas deberíamos mirar mucho más al rendimiento deportivo y entender que cuando un deportista entrena siete horas diarias para conseguir una medalla olímpica, cuando  llegan esas olimpiadas y no las consigue, la respuesta simple, la respuesta política podría ser es que le faltan horas de entrenamiento, por lo que ese deportista pasará a entrenar ocho horas diarias y de esa forma se asegurará el conseguir su medalla en las siguiente olimpiada. Sin embargo, si cuando vuelve a competir el resultado vuelve a ser el mismo, debemos sentarnos y analizar en profundidad que la relación causal mayor número de horas de entrenamiento mayor número de medallas no se está cumpliendo y que por lo tanto debemos de mirar más allá, porque igual en el alto rendimiento deportivo y educativo  necesitamos que los auténticos especialistas se encarguen de analizar qué es lo que está pasando, y descubrir que hay otros valores igual o más importantes que el número de horas de entrenamiento, como son, la nutrición, el descanso o los estilos de vida del deportista.

Un sistema educativo de alto rendimiento no puede continuar dando la respuesta simple de cómo no somos buenos en competencia matemática lo que hacemos es aumentar las horas de matemáticas en la siguiente ley educativa. Estamos dando una respuesta simple a un problema realmente complejo, y bajo mi punto de vista nos estamos equivocando de paradigma. La sociedad debe permitir que sean los expertos, los especialistas de la educación los que analicen el sistema educativo y den respuestas complejas a problemas complejos. Sin embargos aceptamos las  respuestas simples a golpe de leyes u órdenes educativas que aumentan las horas de lenguaje o matemáticas disminuyendo el número de horas a  las artes ya sean musicales, plásticas o corporales. Asignaturas que hacen disfrutar a los jóvenes y que la neurociencia demuestra que mejoran los procesos de aprendizaje y el rendimiento educativo. 

Quizás estas asignaturas son mucho más, estas asignaturas son la nutrición del alto rendimiento deportivo,  que permite a nuestros alumnos recargar de energía su Sistema nervioso, el descanso que permite a los alumnos evadirse del estrés del alto rendimiento y los estilos de  vida que permiten entender a nuestros alumnos que todos no somos buenos en todo pero que todos destacamos en algo donde podemos competir a alto nivel.

Creemos un sistema educativo que haga que los niños quieran ir a la escuela  y una escuela que ayude a descubrir que se le da bien a cada niño, intentemos mirar más allá del árbol de los informes PISA que no nos permite ver un bosque entero de oportunidades educativas que nos permitan crear una sociedad mejor.

Reflexión aportada integramente por mi amigo y compañero Pablo del Pozo Moreno. Un entrenador - profesor crítico y reflexivo, y de una calidad humana de "alto rendimiento".